Ver: http://vocesprofeticas.blogspot.com

Páginas vistas en total más de 52mil

sábado, 24 de mayo de 2014

A PROPÓSITO DE LA VISITA A LUGARES SANTOS DE "FRANCISCO", ¿CUÁLES SON SUS INTENCIONES, CON LOS RABINOS Y SU "INFERNAL ECUMENISMO"?

Mensajes de Dios Padre y la Virgen María, “Reina y Madre de la Iglesia”, dados al Profeta J.V. durante el Rosario, el 27 de Marzo del 2014

El papa (?) o rabí Francisco, rodeado de los suyos, los rabinos, acusado por la Conferencia Episcopal de Polonia de ser él: "el arma del enemigo metido en la Iglesia".

·         “Mataron al Amor los jefes del pueblo de Israel; y vosotros seguís matando al Amor por no querer aceptar todo el Tesoro Celestial que os trajo a la Tierra. (1er.Misterio)
·         “Agradeced, Mis pequeños, éste tiempo de Purificación, que ya estáis teniendo y que en breve tendréis más fuertemente, porque Mi Santo Espíritu pondrá todo en su lugar, conoceréis los que Yo creé, Mis intenciones, Mis Deseos, Mi Voluntad”. (2º.Misterio)
·         Al pueblo de Israel se les quitó la primogenitura y aún se siguen queriendo llamar el pueblo escogido y se siguen aprovechando de los demás pueblos de la Tierra. (2o.Misterio)
 
Primer Misterio. Habla La Santísima Virgen María.
Hijitos Míos, cantad, cantad al Señor con todo vuestro corazón, gritad vítores y alabanzas a Nuestro Dios en Su Santísima Trinidad. Así alaban todas las almas que en el Cielo están, a Nuestro Dios, Nuestro Creador, vuestro Salvador, al Dios Amor.

Mis pequeños, el Cielo alegre está, las almas en el Cielo gozan de estar ante la Presencia de Nuestro Dios. Ese deseo debiera existir en cada uno de vosotros, vuestro corazón debiera estar unido, perfectamente, con la Vida del Cielo. Si vosotros os dierais plenamente cuenta, si hubierais entendido todo lo que se os ha explicado y que habéis hecho a un lado, desearíais estar ya en el Reino de los Cielos.

Yo, como Madre vuestra, os llevo a cada uno de vosotros a desear ésos momentos pero, por vuestra falta de Fe y vuestra falta de oración, no os adentráis en vuestras realidades futuras.

Mis pequeños, todos estáis llamados a regresar al Reino de los Cielos pero, también, sabéis que para lograrlo, se os exigen ciertas cosas. La vida en la Gracia es importantísima, vuestro deseo de amar, como os enseñó Mi Hijo, es primordial. El hecho de desear la Vida Celestial, Mis pequeños, es ya un gran paso para vosotros porque, vosotros, ciertamente, habéis entendido que estáis de paso por la Tierra y habéis crecido en Fe y, ésa Fe, es la que os está indicando que volveréis al Reino de los Cielos, por eso vuestro regreso es un regalo a vuestra Fe pero, también, un esfuerzo grande de haberos mantenido sirviendo a Nuestro Dios.

No os imagináis, Mis pequeños, cuántas almas se pierden o cuántas almas no desean si quiera vivir y desear ése futuro espiritual que tanto se os ha explicado. Hay un vacío tan grande en tantas almas. Cuánto tiempo desperdiciado, cuánto amor desperdiciado, cuánta donación de Mi Hijo desperdiciada. Almas, que pudieron haber ganado un lugar muy especial en el Reino de los Cielos y satanás fácilmente las desvió y prefirieron seguir viviendo para el mundo, que luchar por el Reino de Mi Hijo, aquí en la Tierra.

Cuánto Dolor de Mi Hijo en Su Pasión Dolorosa pero, básicamente causado por éste desperdicio de Su Bondad, de Su Donación. Almas que no aprecian todo lo que se hizo por ellas, almas que no creen, aún a pesar de que se les ha explicado tantas veces a lo largo de su vida. Almas tercas, prefiriendo vivir en el mal, en el mundo, en la ignorancia, para no tener obligaciones, para no tener que pagarle a Mi Hijo, a Nuestro Dios, por Sus Bondades.

Cuántos corazones viviendo en la necedad de no querer cambiar y mantenerse tan alejados de la realidad Divina. Ciertamente, la Misericordia Divina de Nuestro Dios, les dará oportunidades de conversión, de arrepentimiento. Les dará deseos, en su corazón, para buscar lo bello que se les ha enviado desde el Cielo y, aún así, muchas almas no responderán.

Poneos, por un momento en el lugar de Mi Hijo. Vosotros, como seres humanos, ciertamente, no entendéis plenamente el Sacrificio de Mi Hijo pero, podéis sentir en vuestro corazón, algo de ello. Poneos por un momento en el lugar de Mi Hijo, Es el Amor en pleno, que se da en totalidad para salvar almas. Sentid vosotros, en vuestro corazón, lo que Mi Hijo vivía, vosotros mismos diríais que es una ingratitud tremenda el que no respondáis a tanta Bondad, vosotros mismos os enojaríais por tantas almas que no os agradecerían vuestra donación de amor, vuestro sacrificio total, eso lo podéis comprender bien porque, en algún momento de vuestra vida os habéis dado por algún semejante y ni las gracias recibisteis de ellos a los favores que les concedisteis, ahora, imaginad eso, lo que hizo Mi Hijo por vosotros, multiplicado por miles de millones de veces.

Ciertamente, Él no se va a enojar, pero fue una gran Tristeza en ésos momentos de Su Donación, el ver cómo en ése momento y en lo futuro, muchas almas no iban a responder a tanto Amor.
Os pido, Mis pequeños, que oréis por ésos hermanos vuestros que no han comprendido  tanto Bien que Mi Hijo os dio con Su Donación. Orad, para que vosotros, también, entendáis en plenitud, tantas Bondades, tanto Sacrificio, tanto Amor, tanto Dolor que Le costó a Mi Hijo salvaros.

No dejéis de orar, Mis pequeños, por todos aquellos hermanos vuestros que no quieren entender o no les interesa conocer y aceptar el Bien que os trajo Mi Hijo a la Tierra con Su Donación, es Puro Amor, Mis pequeños. Mataron al Amor los jefes del pueblo de Israel; y vosotros seguís matando al Amor por no querer aceptar todo el Tesoro Celestial que os trajo a la Tierra.

Llorad vuestros pecados, pedid que se os abran vuestras capacidades espirituales para que podáis entender éste Misterio de Amor, en el cual poco meditáis y poco provecho le sacáis. Llorad acompañando a Mi Hijo en los momentos que Él lloró por vosotros, por vuestra salvación. Él es vuestro Hermano, Él es vuestro Dios, acompañadLo y pedidLe que os perdone, pero que os dé la Gracia de entender las Bendiciones de todo un Dios hacia los seres humanos.
Gracias, Mis pequeños.

Segundo Misterio. Habla Dios Padre.
“Agradeced, Mis pequeños, éste tiempo de Purificación, que ya estáis teniendo y que en breve tendréis más fuertemente, porque Mi Santo Espíritu pondrá todo en su lugar, conoceréis los que Yo creé, Mis intenciones, Mis Deseos, Mi Voluntad”.

Yo le dije al pueblo escogido “vosotros seréis Mi pueblo y Yo Seré vuestro Dios”, pero también le puse condiciones, condiciones que no cumplieron.

Ciertamente, cuidé de Mi pueblo, el pueblo escogido de ése momento, como el padre cuida al hijo. Lo perdoné muchas veces de sus errores, de sus caídas, de sus traiciones; se componían por algún tiempo y volvían a darMe la espalda, pueblo infiel, pueblo terco, pueblo malvado. Conocían Mis intenciones, Mis Promesas a través de los profetas, pero no querían tomar todo ése Conocimiento, aceptar ésas Promesas y cumplir lo que les pedía. 

Pueblo infiel, buscando solamente su bienestar humano, económico, buscando posesiones terrenas, y lo siguen haciendo, no han aprendido. Se les quitó la primogenitura y aún se siguen queriendo llamar el pueblo escogido y se siguen aprovechando de los demás pueblos de la Tierra.

No buscan agradarMe, son pura apariencia, no hay un verdadero cambio en su interior. Siguen buscando posiciones altas, nombre, fama, como lo hacían los antiguos fariseos y escribas. Pueblo infiel, pueblo malo, que debió ser ejemplo ante los demás pueblos de la Tierra y, ahora, los descendientes farisaicos mueven todas las estructuras conocidas, creadas por el hombre, a su antojo. Matan, destruyen, como si fueran dueños de todo, afectan a tantas almas, esclavizan, oprimen, maltratan.

Ciertamente, tendrán su purificación, conocerán el Deicidio cometido y espero su arrepentimiento. Yo he creado a todos lo pueblos de la Tierra para que fuerais hermanos, para que os amarais los unos a los otros, para que os cuidarais los unos a los otros con los dones recibidos y no para que algunos os convirtierais en dictadores de otros.

Agradeced, Mis pequeños, éste tiempo de purificación, que ya estáis teniendo y que en breve tendréis más fuertemente, porque Mi Santo Espíritu pondrá todo en su lugar, conoceréis lo que Yo creé, Mis intenciones, Mis Deseos, Mi Voluntad. El hombre, manipulado por satanás, ha echado a perder Mi Obra, Mis Deseos, el Bien que Yo quería para el género humano.

Aquellos que, verdaderamente, se arrepientan de corazón y deseen hacer Mi Voluntad, permanecerán. Todos aquellos que no sean buen trigo y que sean como la cizaña que estáis viviendo, que fue la cizaña que asesinó a Mi Hijo, será quemada, eliminada, olvidada de la Tierra. ¡Pobre pueblo escogido! ¡Tanto bien que pudo haber hecho!, y Me sigue dando la espalda, no quiso seguir viviendo de acuerdo a Mi Voluntad y hasta a su Mesías, Mi Hijo, destruyó.
Gracias, Mis pequeños.


"Francisco" dando la Comunión en la mano para que la profanen los fieles.

"Francisco", con "los suyos", celebrando ritos judíos.

Maqueta del templo del Anticristo que le construirá "Francisco", "jesuita", a su jefe Maitreya.

Enlace: